¿Sabías que las dehesas ya existían en tiempos romanos, y que recibieron un fuerte impulso tras el descubrimiento de América?

La Hospedería de la Corte se encuentra en Corteconcepción, un pequeño municipio situado en el corazón del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Este Parque ocupa una superficie de 186.827 hectáreas, repartidas entre 28 municipios.


La dehesa: el paraíso de los “pata negra”

Nada más salir de la Hospedería de la Corte podrás disfrutar de grandes extensiones de encinas y sobre todo, de alcornoques: preciosas dehesas que constituyen la forma tradicional de explotar el bosque mediterráneo: cerdos ibéricos, caballos, vacas, ovejas, cabras, cereales, corcho, miel, olivos, pinares, caza… un verdadero paraíso terrenal.

¿Sabías que la dehesa como forma de explotación ya existía en tiempos romanos, y que recibió un fuerte impulso tras el descubrimiento de América? Las prolongadas travesías oceánicas generaron una fuerte demanda de carne capaz de conservarse largo tiempo sin grandes cantidades de sal: jamones y embutidos. Aunque de sobra conocidos son los jamones de cerdo ibérico de Jabugo, Cortegana y Cumbres Mayores, en Corteconcepción también podrás encontrar las mejores chacinas y quesos de la Sierra de Aracena.


Todo el entorno que recorrerás por los senderos que comienzan a escasos metros de la Hospedería de la Corte tiene un gran valor paisajístico y es el resultado de la acción humana y de una conjunción de factores naturales. Junto a las dehesas de alcornoques y encinas encontrarás madroños, lavandas, lentiscos y majuelos, así como distintas especies de jaras y brezos. Y junto a los arroyos, sauces, alisos, chopos, álamos, fresnos y adelfas.

Observar animales en su medio natural

Si te gusta observar animales en su medio natural, pasar unos días en la Hospedería de la Corte te permitirá recorrer senderos en los que disfrutar de la presencia de animales típicos del bosque mediterráneo: en las riberas y los arroyos, anfibios como la rana verde, el sapillo pintojo, el tritón y la salamandra; aves representadas por la garza real, lavanderas y el martín pescador.

Fuera de estos hábitats o cercanas a ellos podemos observar la cigüeña negra y común, y las cogujadas, abubillas, cucos, alcaudones y herrerillos. Entre los mamíferos destacan la comadreja, el meloncillo, la nutria, el turón y el gato montés, ginetas y zorros, así como a otras de gran valor cinegético, como jabalíes y ciervos.

El buen estado de conservación de estos montes se refleja en la importante comunidad de aves rapaces, sin duda favorecida por la abundancia de presas. Con suficiente paciencia, podrás disfrutar del vuelo del buitre negro y leonado, águila real, águila perdicera, águila culebrera, águila calzada, azor, ratonero, milano negro, halcón peregrino, cernícalo, búho real y cárabo.

El ciervo

De todos estos animales, el ciervo es sin duda uno de los más majestuosos: esbelto, robusto, altivo… tímido y miedoso, más activo durante el amanecer y atardecer, raramente pasa más de un día en un mismo lugar. Los machos suelen vivir en solitario, mientras que las hembras, junto con los ejemplares más jóvenes, se organizan en rebaños que pueden ir desde 3 ó 4 ejemplares a más de 20, normalmente dirigidos por una hembra experimentada, que coordina el rebaño manteniendo una rígida jerarquía en la que participan tan solo las hembras más adultas.

Vente a pasar unos días a la Hospedería de la Corte: disfrutarás de la naturaleza en el corazón de uno de los Parques Naturales más bonitos de Europa.

¿Sabías que las dehesas ya existían en tiempos romanos, y que recibieron un fuerte impulso tras el descubrimiento de América?